Andrés & Katie

– Boda en el Palacio de Esquileo –

La boda de Katie y Andrés en el Palacio de Esquileo fue una boda civil de lo más internacional. Fue una boda íntima, sencilla y llena de amor de verdad. Sus miradas y sus gestos fueron de complicidad total. Katie y Andrés decidieron celebrar su boda en el Palacio de Esquileo (Segovia) por la cercanía entre el aeropuerto de Madrid y Segovia de donde procede parte de su familia y amigos. Un lugar, sin duda, de lo más acertado.

 

El Palacio de Esquileo cuenta con unas instalaciones preciosas para alojar a los invitados de boda, además de ser un lugar mágico para los preparativos de ambos. El vestido que Katie eligió para su día fue de Adriana Alier. El maquillaje y peluquería lo dejó en manos de Tony Espada que hace un trabajo perfecto, un lujazo coincidir con él. Para los zapatos optó por la firma de la diseñora británica Jenny Packham donde colocó una moneda como es tradición en las bodas de Reino Unido.

 

Su precioso ramo así como la decoración floral de su boda civil lo dejó en manos de Esther, de La Floristería de Esther que tiene unas manos para las flores que es una maravilla.

 

Andrés optó por llevar el traje militar del ejercito de aire, como símbolo de su trabajo como piloto.

 

El rincón junto a la fuente del Palacio de Esquileo fue el lugar elegido por la pareja para dar el sí quiero. Un lugar mágico en el que familiares y amigos compartieron momentos de ambos y dieron rienda suelta a su emoción.

 

A continuación tuvo lugar la salida de los novios con una comitiva de guardías civiles y militares que les hicieron el «pasillo de sables», un momento muy especial y simbólico que no olvidarán. Tampoco faltó la lluvia de arroz.

 

Celebrar la boda civil en este lugar de Segovia tiene un encanto singular y es que hacer toda la boda en el mismo lugar resulta realmente cómodo. Durante el banquete y como manda la tradición inglesa dieron un breve discurso el padre de la novia, el novio y un amigo del novio. Fue un momento de lo más divertido y agradable por la mezcla de idiomas, todo se entendió a la perfección.

Con el baile y fiesta posterior pusieron la guinda al pastel de un día inolvidable.

Boda en Palacio de Esquileo
Boda en Segovia