Categoría
Boda

¿Llover? ¿un 30 de junio? ¿En Trujillo?

Fátima no se había planteado esta posibilidad, había visto que era el día más caluroso del año en este pueblo extremeño, pero a veces las cosas ocurren.

Amaneció nublado y con nubes oscuras. Ella miraba de reojo al cielo que amenazaba tormenta. Mientras estaba en la peluquería cayeron las primeras gotas, parecía que estaría así el resto del día.

Cambio de planes. Fátima al teléfono daba órdenes para que, al menos, la ceremonia fuera a cubierto. Yo le sonreía tímidamente, pues sabía que no había otra forma de devolver una sonrisa que ¡sonriendo! Y la sonrisa es el mejor calmante en esos momentos de nervios.

 

Ella había planeado su #PlanB (de Boda) al aire libre, con una ceremonia en el césped de la Finca La Torrecilla (Bodegas Habla) rodeada de naturaleza y preocupada por los 40º a la sombra que se esperaban para esa fecha. Como a veces sucede, el plan-i (de improvisado) fue la mejor de las opciones.

La ceremonia se celebró en una acogedora y bonita sala, con una luz pos-lluvia preciosa iluminando a través de un enorme ventanal. Lo que pareció un inconveniente, se convirtió en la mejor de las opciones. Fátima estaba radiante y fue una boda llena de emoción y mucho, mucho amor.

 

Boda realizada junto a Patricia Martín Fotografía